lunes, 7 de enero de 2013

Capitán de su calle.

¿Feliz 2013? Quizá para vosotros...
Yo al fin entendí como funcionan las cosas, o al menos en mi vida.

Uno tiene tendencias suicidas a tratar de ser bueno con la gente que quiere. Tendencias suicidas a creer sus palabras, a interpretar como buenos sus gestos, dejar pasar sus faltas o fallos. Piensas que existe una magia en la tierra, y un equilibrio por el cual si tu eres bueno eso te retornará.

Con el paso de los años he aprendido a odiar la mentira, hasta pasar a convertirse en una de las pocas cosas que soy incapaz de perdonar. Pero ahora, hoy, se que también me odio a mi. Por eso llevo veintiún años engañándome con todo aquello del Karma, la magia y el equilibrio. Haciendo conmigo lo que mas odio, mentirme.

Ya no se que es peor, que me creyese mis propias mentiras, o que me creyese las vuestras. Esas que hacían sentir especial, único, (reiros de mi si queréis) un príncipe.

Duele saber que eso que te estaba curando, esas personas que creías que te sanaban de ese mal mayor que tratabas de superar en tu vida, no pretendían curarte, tan solo aprovecharse de ti para su propio uso y disfrute.

Que cuando crees que todo mejora, que estas consiguiendo tus objetivos, te den un hachazo en tus alas y caigas de nuevo de bruces sobre el asfalto.

¿Esperabais mas? Al fin y al cabo jamás pasaré de capitán de mi calle.


"Y, aunque nadie daba un duro por él
se volcaba tanto en los detalles
que sin llegar a nada llegó a ser
el capitán de su calle."

(Joaquín Sabina)

2 comentarios:

  1. Con llegar a ser el capitán de tu propia vida y de tus mentiras creo que sería más que suficiente, al menos para empezar :)
    No sé, a veces necesitamos mentirnos un poco a nosotros mismos para creer que todo tiene una razón de ser... Y sobre todo creernos las mentiras que nos dicen aquellos que más nos importan, porque mientras duran nos hacen sentir increiblemente especiales..
    Me ha encantado el texto, y la verdad que me he sentido muy identificada con lo que escribes asique te sigo :)
    un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Diste en la clave... Sentirnos increíblemente especiales.
      Gracias por leerme, y me alegra de veras que te haya gustado el texto, es bonito sentir que al menos alguien te entienda aunque sea al otro lado de una pantalla y un teclado. Te sigo yo también.
      Un besito.

      Eliminar