miércoles, 10 de julio de 2013

Sin timón ni timonel.

Mentiras.

Algunas ganan juicios. Otras ocultan las más maravillosas verdades del universo. A veces tratan de hacer desaparecer algo dañino. La mayoría son "media verdad al revés". 

Pero en el amor las mentiras son siempre crueles. Casi siempre nos despojan de la confianza que habíamos depositado en la otra persona. A menudo llegan a crearnos una sensación de decepción, en parte por que esa persona nos ha fallado, en parte por que nos sentimos "idiotas" por haber confiado una vez mas.
Es entonces cuando decides que no vas a esperar nada, de nadie, nunca más, y así te ahorras decepciones ¿Pero es eso realmente posible?

Confianza, para mí la base de cualquier relación. Pero... ¿como seguir adelante cuando se quiebra esa confianza? ¿Como superar el vacío que arrastramos por dentro al no saber que parte de lo vivido ha sido verdad y que parte no? ¿Cuantas más cosas han podido ser mentira?

¿Como puede vivir esa persona tranquila, mientras tu cabeza no para de debatirse entre "solo ha sido una pequeña mentira" y "cuantas mentiras más me habrá contado"?

Supongo que mientras la brisa del mar cubre tu noche, yo tendré que seguir aquí, una vez más preguntándome ¿por qué?


No hay comentarios:

Publicar un comentario